Se ha producido un error en este gadget.

18 de julio de 2011

Un paseo hacia el olvido.

Buenas!!
¿Qué tal? Hoy me animo a poneros un relato que escribí para la revista de mi colegio. Pronto pondré el otro ^^ y si encuentro más "chicha" en mi cabeza escribiré más :3
Se llama como el titulo de la entrada indica, y bueno, espero que os guste!!

Kate miró a través de su ventanilla y pudo apreciar a qué altura se encontraban. Las esponjosas nubes se acumulaban allá abajo y no dejaban ver qué había más allá. Sin embargo, desde el nivel donde se encontraba el avión el cielo se veía de un azul puro que a Kate le transmitía mucha paz. La chica, de unos diecinueve años, se mareó.

“¿Y soy yo la que busca aventuras?” se dijo.

Se avergonzaba de sí misma por el miedo que sentía por lo que le aguardaba el futuro, pero bien sabía lo que quería: viajar, recorrer selvas, países, ciudades… Todo lo que fuese con tal de olvidar lo que dejaba atrás y su vida anterior.

Su pasado estaba lleno de obligaciones, remordimientos y dolor. Nunca fue poseedora de su propia vida, todos la habían utilizado, hasta la persona más querida por Kate.

Mil imágenes vinieron a su mente. Risas y llantos, triunfos y derrotas, abrazos y gritos, bienvenidas. Y la despedida.

A todos les echaría de menos, a sus amigos, a su familia, conocidos, el camarero del pub al que solía ir. A todos, incluido él también. Él que le había hecho sentir la persona más feliz y la más desgraciada a la vez. Él que la quería tal y como era. Aquel a quien ella había abandonado para vivir de verdad.

Y ese viaje suponía olvidarse de todo, empezar una vida nueva y ser dueña de su vida por primera vez. Su primer destino sería Nueva York para, a continuación, aventurarse en la selva amazónica. De la ciudad a la naturaleza.

Kate volvió a mirar por la ventanilla y pudo ver ya los grandes edificios de la Gran Manzana. Sus nervios empezaron a aparecer, pero lo que ella no sabría es que se vería ­envuelta entre cocodrilos, simpáticos monos y demás seres. Conocería gente nueva y muy distinta a ella.

­Cuando volviese a su casa, cinco años después, físicamente no sería la misma, pero el sentimiento del que huyó volvería a aparecer.

— ¿Dónde estabas?

— Fui a dar un paseo.

— La próxima vez, llévame contigo.

Corazón y razón volvieron a echar un pulso y corazón salió victorioso una vez más.


1 comentario:

  1. ami por lo menos el bifasico de carrefour no me ha picado y mira que tengo ojos sensibles que cada dos por tres tengo fotofobia XD

    puedes probar tambien el agua micelar tambien del carrefour que es mas cuidadoso creo, que para mi punto de vista desmaquilla muy parecido y no deja sensacion grasa, yo por ahora me he pasado al agua micelar :)

    Orchid style :)

    ResponderEliminar