Se ha producido un error en este gadget.

28 de abril de 2013

¿Sabes qué sensación es el amor?


¿Sabes qué sensación es el amor? Te recomiendo que la sientas. Sonríes a la vida y la vida te sonríe. Es un estimulante natural que nos hace felices sin ningún motivo en particular. Escuchas una banda sonora en la cual los ángeles te deleitan con baladas celestiales y todo resulta agradable. La caída de las hojas de los árboles. Un paseo solitario con lluvia, con calor excesivo, eso no influye en la sensación.

Ahora bien, una vez que ya no lo sientes, pierdes ese pequeño estimulante que hacía la vida más bonita de lo que es, que te protegía de lo grotesco. Y tienes que buscar otro estimulante que lo sustituya, pero nada es tan poderoso como esa droga que te insuflaste, ese amor que te hacía brillar, ahora, te hace tener un aura de oscuridad que nunca viste en ti y te entristece, aún más.

¿Has sentido alguna vez en tu vida? Tras la inútil búsqueda de ese estimulante que reemplazase el amor te sientas pensativo y sientes, sientes más que nunca, en tu vida volverás a sentir algo a misma escala, pero te das cuenta de que la búsqueda del amor la hacías en dirección equivocada, ¿cómo se puede centrar tu vida en otra persona? El amor está en todas las cosas, y ya te das cuenta, caminas paseos solitarios con el mismo resultado que aquellos que dabas, sonríes a la vida, y la vida te sonríe. Amar la vida es la única manera de ser feliz.
Por Jaime García Cámara. (Twitter: @JaimeGarciaCam)

14 de marzo de 2013

Debajo.

¿Sabéis de los obstáculos que os encontráis en la vida? ¿Sí?
¿Y la sensación de que todo el mundo los pasa y tú te quedas atrás?
Así me siento yo desde hace un tiempo...
Y por unas cosas o por otras, acabo sintiéndome inferior.

Sé que no es bueno, pero no lo puedo evitar.

1 de marzo de 2013

¿Cuándo es el momento en el que tienes que dejar de preocuparte por alguien que no muestra interés en ti?
No me refiero a alguien que te gusta. Sino un posible amigo/a. 
Y que las cosas se hacen porque eres así, te gusta que la gente se sienta bien. Pero a veces también te gustaría que le importaras al menos la mitad de lo que te importa esa persona.
Es un apunte. Nada más. 
Pero que esa persona que te escucha, también es persona y le gustaría contar contigo, como tú cuentas con ella.